Movilidad en tiempos de Covid

Economía, ciudad y movilidad en tiempos de pandemia.

La pandemia de COVID-19 ha obligado al mundo a operar de una manera distinta y ha impactado nuestro estilo de vida: en la forma en que trabajamos, consumimos y viajamos.

La movilidad es la columna vertebral de las ciudades, ya que no sólo permite el desplazamiento de las personas; sino que, también es vital para mantener en funcionamiento los servicios esenciales. Por tal motivo, es fundamental conocer el contexto de la movilidad en tiempos de propagación del Covid.

Globo terráqueo en movimiento. Simulando cómo la enfermedad COVID-19 se propagó alrededor del mundo.

El brote de un nuevo Coronavirus, llamado SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad COVID-19 fue notificado por primera vez en Wuhan, China el 31 de diciembre del 2019 (OMS, 2020). El brote se extendió rápidamente, en número de casos y en diferentes regiones de China, durante los meses de enero y febrero del año 2020. La enfermedad continuó propagándose a otros países asiáticos y luego a otros continentes.

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la ocurrencia de la pandemia de COVID-19, exhortando a todos los países a tomar medidas y aunar esfuerzos de control en, lo que parece ser, la mayor emergencia en la salud pública mundial de los tiempos modernos (Díaz-Castrillón & Toro-Montoya, 2020). La vulnerabilidad que representa la pandemia del COVID-19, no sólo está dada por la morbimortalidad que el coronavirus genera, también se producen condiciones adversas respecto a la economía, lo espacial y la movilidad.

ECONOMÍA

Esta nueva enfermedad, está causando pánico en el mundo, así como consecuencias económicas inesperadas y negativas. Los efectos económicos del combate a la pandemia se manifiestan a través de varias vías. En el caso de América Latina, la enfermedad se encuentra en un contexto de reducido (o nulo) crecimiento económico y aumento del desempleo, aunado a la redistribución de ingresos (De Rosa et al., 2020).

Personas desinfectando los asientos de un vagón de un metro en tiempos de Covid.
La accesibilidad de los medios de transporte y las
preocupaciones financieras son cuestiones de gran importancia para los gobiernos
locales y regionales.

Las repercusiones económicas del brote del virus en el sector del transporte público son graves. El transporte público está directamente relacionado con el desarrollo económico, depende de las tarifas y los subsidios; por lo que la pérdida de ingresos es inevitable. Además, el aumento de los costos por la limpieza frecuente de los vehículos puede suponer una carga financiera adicional para las empresas de transporte público (Ibold et al., 2020). Para dichas cuestiones se deben pensar y plantear soluciones; de lo contrario, el legado de la presente crisis será el de economías dañadas y sistemas de movilidad perjudiciales.

CIUDAD

Conforme la actual pandemia se ha propagado, se pueden encontrar determinadas correlaciones entre su desarrollo epidemiológico y las condiciones espaciales de las ciudades (Luna-Nemecio, 2020). La alta transmisibilidad de este virus, hace que la prevención de la enfermedad SARS-CoV-2, en el contexto de las grandes ciudades o áreas metropolitanas de América Latina, enfrente el desafío de los principales factores de dispersión: la alta densidad poblacional, la elevada cantidad de desplazamientos de personas y la influencia de las centralidades sobre los territorios circundantes. En consonancia, en el territorio se reflejan complejas relaciones y fenómenos, donde las desigualdades socio-económicas de acceso al bienestar se amplifican y subrayan.

Zona urbana con contaminación ambiental y mala calidad del aire, condiciones que generan complicaciones del cuadro clínico. Ciudad en tiempos de Covid.
La contaminación atmosférica es responsable de causar daños en los pulmones y el corazón.

Existe una dimensión espacial de la referida vulnerabilidad producida por la pandemia. Las zonas urbanas han sido los lugares donde se produce el mayor número de contagios y decesos relacionados con el COVID-19. Así mismo, la contaminación ambiental y la mala calidad del aire son condiciones que generan una complicación del cuadro clínico.

MOVILIDAD

Las proporciones de esta epidemia es probablemente uno de los mayores desafíos que enfrentan nuestras sociedades modernas interconectadas. La movilidad se sitúa en el centro de un problema de salud pública con dimensiones inéditas; pues involucra reconfiguraciones de las relaciones sociales, productivas y de consumo. Además, el sector transporte enfrenta nuevos desafíos ante la necesidad de garantizar servicios esenciales básicos y una forma segura de trasladarse. 

Dentro de un metro, un pasajero, que se encuentra sentado, respeta la distancia social establecida. Movilidad en tiempos de Covid.
La propagación mundial de COVID-19 tienen un impacto significativo en el comportamiento de la movilidad de las personas. 

La emergencia sanitaria ha impactado en el transporte público y la movilidad urbana. El transporte y, en particular, el transporte público es, por un lado, un vector de propagación mundial y local del virus. De este modo, el transporte público se ve gravemente afectado por la caída en picada del número de pasajeros y la reducción de la demanda de viajes y transporte debido a las prohibiciones de viaje y las preocupaciones individuales por evitar las aglomeraciones públicas (Ibold et al., 2020). 

Aunque, no todas son consecuencias negativas para la movilidad en tiempos de Covid; pues, sin querer, muchas de las medidas promulgadas contra la pandemia permiten reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y la contaminación atmosférica. En este caso, la causa principal son las restricciones (voluntarias o impuestas): menos personas que se desplazan en coche al trabajo, el transporte aéreo ha disminuido, muchas personas se quedan en casa o sólo se desplazan localmente. 

La movilidad es uno de los fundamentos que mantienen el sistema urbano en funcionamiento. Cada ciudadano utiliza uno o diferentes medios de transporte y la mayoría lo hace a diario. Por lo que, se plantean varios desafíos para la movilidad en las ciudades en estos tiempos de emergencia por Covid.

Conclusión

Las situaciones descritas con anterioridad plantean nuevos retos para el sostenimiento de la vida, en un escenario incierto; por lo que las futuras transformaciones territoriales post-pandemia, en las cuales se debe pensar, dictarán la ordenación del territorio. De esta manera, los efectos de la pandemia motivan a cuestionar el desarrollo urbano y la planificación de las ciudades desde nuevas dimensiones y perspectivas; dando respuesta a cómo organizar la movilidad urbana en tiempos de crisis, ya sea causada por alguna enfermedad como lo es el Covid o por cualquier situación que afecte el bienestar mundial.

Referencias

Who.int. (2020). Nuevo Coronavirus 2019.

Díaz-Castrillón, F. & Toro-Montoya, A. (2020). SARS-Cov-2/COVID-19: El Virus, La Enfermedad Y La Pandemia. Artículo de revisión. Editora Médica Colombiana, S.A. Medellín, Colombia. 24 (3). pp: 1 – 23.

De Rosa, M., Lanzilotta, B., Perazzo, I. & Vigorito, A. (2020). Las Políticas Económicas Y Sociales Frente A La Expansión De La Pandemia De COVID-19: Aportes Para El Debate. Instituto de Economía. Uruguay. pp: 1 – 11.

Ibold, S., Wagner, A. & Peruzzo, J. (2020). El Brote De COVID-19 Y Las Implicancias Para La Movilidad Sostenible: Algunas Observaciones . SUTP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *